Inicio
Vinaora Nivo Slider

BANCO DE INFORMACI脫N COVID19 PARA PROFESIONALES DE LA PSICOLOG脥A

Para proteger los derechos de la infancia hay que ver por encima de la pandemia

Publicado el Viernes, 20 Noviembre 2020 09:13
Compartir

Art铆culo de opini贸n de David Carmona Barrales, vocal de la Secci贸n de Psicolog铆a de la Intervenci贸n Social del Copao, con motivo del D铆a Universal del Ni帽o que se celebra el 20 de noviembre

Todas las situaciones de crisis, y 茅sta lo es con letras may煤sculas, generan entornos de mayor desprotecci贸n y violencia hacia la infancia. La Fundaci贸n ANAR de ayuda a ni帽os y adolescentes en situaci贸n de riesgo, ya advirti贸 del aumento significativo durante el estado de alarma inicial. Aunque los problemas derivados de la vulneraci贸n de derechos de la infancia tienen que ver con otros d茅ficits que ya se ven铆an produciendo anteriores a esta situaci贸n cr铆tica. La pandemia viene a acuciar dichos problemas, pero desde las administraciones se tiende a usar demasiado la palabra pandemia para excusar la falta de diligencia en la toma de medidas.

En torno a la fecha del 20 de noviembre, representantes de diferentes organismos e instituciones suelen recordar que la Declaraci贸n de los Derechos de la Infancia, aprobada por la ONU tal d铆a como este en 1959, es el documento relativo a derechos humanos que cuenta con una mayor ratificaci贸n de pa铆ses en el mundo (todos menos Estados Unidos). El Colegio Oficial de Psicolog铆a de Andaluc铆a Oriental, tambi茅n tiene a bien unirse a esta efem茅rides, si bien queremos ofrecer tambi茅n una visi贸n cr铆tica y constructiva al respecto, sobre todo en lo tocante a mejorar la participaci贸n y a la protecci贸n de la infancia.

Uno de los principales logros del desarrollo hist贸rico de la Convenci贸n de los Derechos de la Infancia es el reconocimiento de que ni帽os, ni帽as y adolescentes son merecedores de derechos, por lo que a lo largo de los a帽os se han producido grandes avances en este sentido, sin embargo el control y el poder, sigue siendo predominantemente adulto, de ah铆 que los las iniciativas de participaci贸n de la infancia sigan siendo en la mayor铆a de los casos meritorias y encapsuladas en efem茅rides como esta. Pese a que los sistemas de participaci贸n hayan progresado mucho, la realidad es que estamos lejos de una participaci贸n real, en la que no acaban de dise帽arse herramientas efectivas de participaci贸n adaptadas a la 贸ptica de la infancia, con un impacto real y medible en las pol铆ticas nacionales, auton贸micas y locales.

Parece que nos cuesta bastante deshacernos de ese control 鈥榓dultocr谩tico鈥 que, para mayor desgracia, si analizamos el fen贸meno desde el punto de vista de la interseccionalidad, lo es tambi茅n patriarcal, heterocentrista, clasista y muy influido por los sesgos 茅tnicos y de no aceptar la diversidad funcional. Cuando hablamos de interseccionalidad, no nos estamos refiriendo a la sumatoria de situaciones de discriminaci贸n, como el caso de la discriminaci贸n m煤ltiple, sino de esos espacios de intersecci贸n en los que concurren m煤ltiples formas de discriminaci贸n y cuyos efectos no son s贸lo acumulativos, intersecciones 茅stas que hay que tener en cuenta a la hora de desarrollar herramientas y pol铆ticas de participaci贸n de la infancia. Caminando en l铆nea recta no puede uno llegar muy lejos, dec铆a el conocido personaje de Saint Exup茅ry, y en este caminar en l铆nea recta nos ponemos unas orejeras m谩s opacas cuando surgen situaciones cr铆ticas como las que estamos viviendo.

Precisamente, los fen贸menos asociados a la pandemia, las restricciones y la sombra de nuevos confinamientos, parecen potenciar el discurso 鈥榓dultocentrista鈥 y excesivamente nomot茅tico, en el que no se tienen muy en cuenta todas estas variables de las que hablamos, donde lo 鈥渦rgente鈥 y 鈥渆sencial鈥 est谩 legitimando durante mucho tiempo ya restricciones en los derechos de la infancia.

Hablar de protecci贸n es hablar de dotaci贸n de recursos humanos y de presupuesto

A lo anterior聽 hay que a帽adir una variable que, desde el punto psicol贸gico, nos preocupa mucho, y que tiene que ver con las situaciones de desprotecci贸n y maltrato infantil. Los d茅ficits en nuestro sistema de protecci贸n a la infancia vienen haciendo m谩s da帽o a la misma que el propio virus. Y s铆, la pandemia ha venido a acrecentar estos problemas, que en gran medida han sido compensados con el arrojo de unos colectivos profesionales que, en precariedad y saturaci贸n, aprietan los dientes y ofrecen su esfuerzo oculto tras la pantalla de lo sanitario. Es de justicia y la ciudadan铆a debe saber que nuestro sistema de de protecci贸n a la infancia en sus distintos niveles, pese a ir mejorando, est谩 lejos de poder ser garante de los derechos de la infancia, lejos de poder cumplir eficazmente el segundo principio de la citada Declaraci贸n, que habla del inter茅s superior del menor y habla de que los ni帽os y las ni帽as gozar谩n de una protecci贸n especial y dispondr谩n de oportunidades y servicios para su desarrollo f铆sico, psicol贸gico y social. No es este el 煤nico de los principios que no se est谩 logrando de una manera equitativa y, no lo decimos desde un punto de vista corporativo, sino desde la perspectiva de los derechos de la infancia, cuando explicamos que se dan situaciones en las que, pese a que sea obligatorio y por norma en Andaluc铆a que, en todas las valoraciones de riesgo o desprotecci贸n de menores en los Servicios Sociales Comunitarios ha de existir una valoraci贸n psicol贸gica, pero esto tambi茅n est谩 lejos de una realidad en la que, en algunos casos la ratio de familias a las que atender por profesional de la psicolog铆a es inhumana, y en otros ni siquiera se cuenta con la presencia de profesionales de la psicolog铆a, con el consiguiente menoscabo de los derechos de la infancia y de sus familias.

Desde el COPAO y su Secci贸n de Psicolog铆a de la Intervenci贸n social, sensibles a la problem谩tica seguiremos reivindicando a la vez que tendiendo la mano a las Administraciones P煤blicas para conseguir cumplimiento eficiente la normativa que garantice la adecuada cobertura de los derechos de la infancia.

El hecho de que tengamos esta situaci贸n, es una situaci贸n arrastrada, no es consecuencia de la pandemia y no depende tanto de qui茅n est茅 en el mando pol铆tico, sino de si se tiene capacidad de mirar desde la 贸ptica de la infancia, con la mente, el coraz贸n y el presupuesto, haciendo valer aquello de que obras son amores y no buenas razones.

Almer铆a
C/ Montellano, 2, Bajo
(Acceso desde Avda. Cabo de Gata,23)

04007 Almer铆a.
Tfno./Fax: 950 27 61 02
Email: Esta direcci贸n de correo electr贸nico est谩 siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Granada
C/ San Isidro, 23
18005, Granada
Telef.: 958 53 51 48 Fax: 958 26 76 74
e-mail: Esta direcci贸n de correo electr贸nico est谩 siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

M谩laga
Av. C谩novas del Castillo, 4,
Entreplanta,

1潞 Dcha.

Edificio Calafate - 29016 M谩laga
Tfno/Fax: 952 33 83 28
Email: Esta direcci贸n de correo electr贸nico est谩 siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ja茅n
Plaza de la Libertad, n潞 9, 1陋 planta.
23003 Ja茅n
Tfno/Fax: 953 27 63 21
Email: Esta direcci贸n de correo electr贸nico est谩 siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

www.copao.com utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegaci贸n y realizar tareas de an谩lisis. Al continuar navegando entendemos que aceptas nuestra Politica de Cookies.